Principal Blog Todo sobre la junta de culata y su sustitución

Todo sobre la junta de culata y su sustitución

La junta de culata está diseñada para sellar el plano entre el bloque y la culata. También mantiene la presión necesaria dentro del sistema de lubricación, evitando las fugas del aceite y el refrigerante. La junta debe ser sustituida siempre que se manipule esta parte del motor, ya que se considera como una pieza de un solo uso, porque existe un alto riesgo de la pérdida de la estanqueidad si se vuelve a instalar.


Tipos de junta

En la actualidad se utilizan tres tipos principales de juntas de culata
  • sin amianto, no cambian su forma original durante el uso y la recuperan rápidamente tras una pequeña deformación
  • con amianto, bastante resistentes, elásticas y capaces de soportar las más altas temperaturas;
  • metálicas, que se consideran las más fiables, eficaces y duraderas.


La elección del tipo concreto de junta depende de lo que esté dispuesto a gastar en ella, así como del modelo de su coche.

¿Cuándo hay que hacer el recambio de la junta de culata?

No existe un periodo de garantía específico tras el cual la junta de culata debe ser sustituida. La vida útil de esta pieza depende del modelo y del estado general del motor del vehículo, del modo de conducción y de otros factores. Sin embargo, hay una serie de señales inequívocas que indican que la junta ha dejado de cumplir su función:
  • aparición del aceite de motor o refrigerante en la zona de conexión entre el bloque y la culata;
  • aparición de extrañas impurezas de color claro en el aceite, lo que indica que el refrigerante ha penetrado en el sistema de lubricación a través de la junta;
  • cambios en la manera del escape cuando el motor se está calentando, que indica la penetración del refrigerante en los cilindros;
  • aparición de manchas de aceite en el depósito de refrigerante.

Estos son los indicadores más comunes de que la junta de culata está desgastada o defectuosa. También es obligatorio sustituirla siempre cuando se desmonta total o parcialmente la culata.

Nuestros trabajos: Junta culata


Sustitución de la junta


Sustituir la junta de culata por sí mismo no es una tarea complicada, pero al tratarse de una pieza importante, debe hacerse con cuidado y esmero. Todo el trabajo se realiza en varias etapas:


  1. Desconecte todos los elementos de fijación, tuberías y otras piezas que interfieran en el desmontaje de la culata.
  2. Limpie el aceite y la suciedad de los pernos del cabezal para garantizar un trabajo cómodo y seguro de la llave.
  3. Afloje los pernos de fijación, empezando por el centro, girando cada perno un máximo de una vuelta completa para asegurarse de que se libere la tensión.
  4. Desmonte el cabezal del bloque y retire la junta vieja.
  5. Limpie la zona de colocación y coloque una nueva junta de culata, asegurándose de que encaja en todos los casquillos de guía y coincide con las ranuras de alineación marcadas.
  6. Vuelva a montar el cabezal y apriete los pernos utilizando únicamente una llave dinamométrica y solo según las especificaciones del fabricante correspondientes a su modelo de vehículo, ya que es importante que los pernos se aprieten a los pares óptimos para su motor.

Por cierto, hay que conocer de antemano el par de apriete necesario para el motor y asegurarse de que la junta que se va a comprar corresponda a este parámetro.

Una vez montado el motor, se pueden colocar y volver a conectar todos los elementos. Durante los primeros días, debe observar si hay algún signo de defecto en la junta como se describe en la lista anteriormente.


Denis
Denis
11.09.2022 - 4 min
106 2

Dejar un comentario

Enviar
Enviar
Llamar WhatsApp Presupuesto 0 Carrito